Entendiendo un poco sobre la Economía Azul

Economía Disruptiva

Entendiendo un poco sobre la Economía Azul

No puedo ocultar mi fascinación por todos los cambios que a diario se suceden en la ciencia económica, el hecho de trascender el paradigma neoclásico es algo que nos permite perfeccionar y aportar muchas ideas novedosas que apuntalan a consolidar a la Economía en su concepto de «Ciencia de la escasez», pero entendiendo que detrás de esa distribución de recursos escasos entre múltiples necesidades, subyace el principio de eficiencia y el concepto de costo de oportunidad, lo cual la convierte en una ciencia que se ocupa del bienestar de las personas, mucho más allá de una ecuación matemática, que es no solo necesaria, sino insustituible en el análisis costo-beneficio.

Dentro de estos cambios, en los cuales la Economía evoluciona, ha surgido desde 2010, una nueva rama que se denomina: Economía Azul y su principal promotor es Gunter Pauli.

Pauli, en su libro The Blue Economy analiza de manera extraordinaria un problema que dentro de la teoría de toma de decisiones, se cataloga como Decisiones Complejas.

Se estudia el desarrollo sostenible desde todas sus aristas: medio ambiente, desechos, agricultura e industria con el objetivo de establecer una coherencia entre la realidad que tenemos en el planeta y las aspiraciones de crecimiento y desarrollo.  Se trata entonces de una propuesta que buscar redimensionar la forma de vida en función de los parámetros que se tienen en la naturaleza como modelo a seguir.

Gunter Pauli utiliza como base para su idea generar un cambio en los modelos de producción que trasciendan los postulados ecológicos incluso más allá del ciclo de vida. Se plantea entonces imitar el funcionamiento de los ecosistemas, considerando la optimización de recursos y las relaciones basadas en la sinergias que pueden generarse entre la economía estructurada con base en el funcionamiento de la naturaleza y el desarrollo empresarial. Este modelo, asegura su autor es capaz de generar «100 innovaciones y 100 millones de empleos»

Ahora bien, lo potencialmente novedoso de esta propuesta es que confronta la Economía Verde, por ser inviable en muchos de sus aspectos básicos y promueve un nuevo concepto: Ecointeligencia.

 

«Se trata de un concepto holístico e innovador en el planteamiento empresarial: sólo tenemos que emular los ecosistemas naturales para ser eficientes en la producción de bienes y servicios que los ciudadanos necesitan para ser felices, con responsabilidad compartida y respeto para las generaciones futuras»

 

Para más información sobre este interesante enfoque, recomiendo visitar esta web donde presentan las 100 propuestas concretas que defienden, y con las que se pretenden construir nuevos modelos de negocio. También les dejo este interesante vídeo sobre el tema:

 

 

La economía hace rato dejó de ser en blanco y negro, ahora es de colores…

¿Qué opinan?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *